La pera, una fruta fantástica desde tiempos muy antiguos de nuevo

La pera es una fruta deliciosa, jugosa y nutritiva que ha sido valorada desde tiempos muy antiguos, no sólo por su sabor sino porque por siglos se ha empleado como suplemento farmacéutico en la medicina tradicional de culturas milenarias como la china. De hecho, es uno de las frutas más antiguas cultivadas por el hombre y también una de las más consumidas en todo el mundo (actualmente ocupa el lugar número 11). En China, ha sido un remedio tradicional por más de 2000 años por sus efectos antinflamatorios, anti hiperglucémicos y diuréticos e inclusive por su efecto benéfico ante la resaca, para aliviar los síntomas de la gripe y para prevenir la constipación (posiblemente por su contenido de fructosa y sorbitol[1])[2].

 

Las peras son nativas de Europa y el oeste de Asia y fueron introducidas a América del Norte en el siglo XVII, siendo ahora uno de los principales productores a nivel mundial. Estados Unidos centra su producción en los estados de Oregon y Washington, Oregón y California y ofrecen al mundo distintas variedades de pera, como la Anjou y la Anjou Roja, Bartlett y Bartlett Roja), Bosc, Comice, Forelle, Seckel, Starkrimson y Concorde, siendo México su principal consumidor. El que México tenga acceso a esta maravillosa fruta es una muy buena noticia ya que su consumo ha sido asociado a una mejor calidad de la dieta (medido con el Índice de Alimentación Saludable – Healthy Eating Index[3]) y a un menor peso corporal[4] [5], lo que quiere decir que aquellas personas que consumen peras (de cualquier variedad) frecuentemente tienen ingestas mayores de vitamina C, cobre, magnesio, potasio, fibra y vitamina A; y tienen 35% menor riesgo de padecer obesidad contra aquellos que no las consumen[6] [7]. También se ha encontrado que aquellos que las consumen como parte de una dieta saludable padecen menos enfermedades cardiovasculares (especialmente embolia), diabetes tipo 2 y síndrome metabólico[8] [9] [10] [11] [12] [13]. Estos beneficios a la salud se deben a la sinergia de las sustancias que están contenidas en esta deliciosa fruta, ya que una sola pera (166g) brinda aproximadamente 95 calorías de energía, 5 a 6 gramos de fibra dietética (20% de la Ingesta diaria recomendada), 193g de potasio (5% de la IDR), 7mg de vitamina C (10% de la IDR) y una gran variedad de antioxidantes potentes, como compuestos fenólicos, flavonoides, antocianinas y triterpenoides[14] [15] [16]. Todas estas sustancias o compuestos bioactivos se potencian entre sí, convirtiendo a la pera en una de las frutas con mayores beneficios a la salud que además se han demostrado con estudios científicos de calidad durante varias décadas.

 

Así es que no pierdas más tiempo y recibe los beneficios de esta deliciosa fruta ahora mismo. Te darás cuenta que consumir peras es una estrategia práctica y deliciosa para cumplir con las recomendaciones nacionales e internacionales de una dieta saludable[17] ya que una sola pera mediana equivale a dos porciones de fruta, que es el mínimo recomendable a consumir dentro de la dieta correcta.

 

Te recomiendo probar cada una de las variedades de Peras USA ya que cada una te sorprenderá con su sabor y textura únicos y podrás decidir cuál es tu favorita, aunque seguramente te darás cuenta de que cada una es favorita para cada ocasión. Un ejemplo es que la pera Bartlett es mi favorita por su sabor único a pera y por su gran jugosidad, pero también me encanta preparar platillos con peras Anjou Rojas por el color y textura que les brindan y, por último, me fascinan la Comice y la Seckel para mi familia, ya que al ser más pequeñas son ideales para mandarlas de lunch. ¿Cuál de estas variedades de las fantásticas Peras USA te animas a probar primero?



[1] Sievenpiper JL, De Souza RJ, Mirrahimi A, Yu ME, Carleton AJ, et al. (2012) Effect of fructose on body weight in controlled feeding trials: a systematic review and meta-analysis. Ann Intern Med 156: 291-304.

[2] Reiland H, Slavin J. Systematic Review of Pears and Health. Food and Nutrition 2015; 50(6): 301-307.

[3] Guenther PM, Kirkpatrick SI, Reedy J, Krebs-Smith SM, Buckman DW, et al. (2014) The Healthy Eating Index-2010 is a valid and reliable measure of diet quality according to the 2010 Dietary Guidelines for Americans. J Nutr 144: 399-407.

[4] O’Neil CE, Zanovec M, Cho SS, Nicklas TA. (2010) Whole grain and fiber consumption are associated with lower body weight measures in US adults: National Health and Nutrition Examination Survey 1999-2004. Nutr Res 30: 815-822.

[5] Conceicao de Oliveria M, Sichieri R, Mozzer RV. A low- energy-dense diet adding fruit reduces weight and energy intake in women. Appetite. 2008; 51:291Y295.

[6] O’Neil CE, Nicklas TA, Fulgoni VL III (2014) Fresh pear consumption is associated with a better nutrient intake profile, better diet quality, and lower risk of obesity in adults (19+y): NHANES (NHANES) 2001-2010. FASEB J 254: 810.16

[7] O’Neil CE, Nicklas TA, Fulgoni VL (2015) Fresh Pear Consumption is Associated with Better Nutrient Intake, Diet Quality, and Weight Parameters in Adults: National Health and Nutrition Examination Survey 2001-2010. J Nutr Food Sci 5: 377.

[8] Chen GC, Lv DB, Pang Z, Dong JY, Liu QF (2013) Dietary fiber intake and stroke risk: a meta-analysis of prospective cohort studies. Eur J Clin Nutr 67: 96-100.

[9] Keli SO, Hertog MG, Feskens EJ, Kromhout D (1996) Dietary flavonoids, antioxidant vitamins, and incidence of stroke: the Zutphen study. Arch Intern Med 156: 637e42.

[10] Wedick NM, Pan A, Cassidy A, et al. Dietary flavonoid intakes and risk of type 2 diabetes in US men and women. Am J Clin Nutr. 2012; 95:925Y933.

[11] Li X, Zhang JY, Gao WY, Wang Y, Wang HY, et al. (2012) Chemical composition and anti-inflammatory and antioxidant activities of eight pear cultivars. J Agric Food Chem 60: 8738-8744.

[12] Leontowicz M, Gorinstein S, Leontowicz H, Krzeminski R, Lojek A, et al. (2003) Apple and pear peel and pulp and their influence on plasma lipids and antioxidant potentials in rats fed cholesterol-containing diets. J Agric Food Chem 51: 5780-5785.

[13] Silva FM, Kramer CK, de Almeida JC, Steemburgo T, Gross JL, et al. (2013) Fiber intake and glycemic control in patients with type 2 diabetes mellitus: a systematic review with meta-analysis of randomized controlled trials. Nutr Rev 71: 790-801.

[14] Kevers C, Pincemail J, Tabart J, Defraigne JO, Dommes J (2011) Influence of cultivar, harvest time, storage conditions, and peeling on the antioxidant capacity and phenolic and ascorbic acid contents of apples and pears. J Agric Food Chem 59: 6165-6171.

[15] Cho JY, Kim CM, Lee HJ, Lee SH, Cho JA, et al. (2013) Caffeoyl triterpenes from pear (Pyrus pyrifolia Nakai) fruit peels and their antioxidative activities against oxidation of rat blood plasma. J Agric Food Chem 61: 4563-4569.

[16] Institute of Medicine. Food and Nutrition Board. Dietary Reference Intakes: Applications in Dietary Assessment. 2000. National Academy Press Washington DC.

[17] Institute of Medicine of the National Academies. Dietary Reference Ranges Macronutrients.

22 mar 2019


Por Esther Schiffman Selechnik
Compartir y Marcadores
Publicidad