Los cacahuates como fuente de ácidos grasos instaurados, omega 3, 6 y 9

La nutrición ha avanzado mucho en los últimos 30 años; antes se pensaba que todas las grasas y los alimentos que las contienen eran dañinos para la salud cardiovascular pero hoy sabemos que los ácidos grasos son nutrimentos esenciales que requerimos todos los días para una buena salud, y que además son muy importantes los ácidos grasos insaturados, tanto los monoinstaurados como los poliinstaurados, para la salud cardiovascular, para la formación y mantenimiento del tejido nervioso, incluido el cerebro y otros órganos vitales, como los ojos.

 

Cuando piense en ácidos grasosos insaturados, en grasas saludables, piense en cacahuates y crema de cacahuate. Esta aseveración está basada en el hecho de que del total de las grasas contenidas en el cacahuate, semilla leguminosas con una composición más cercana a la de las oleaginosas, más de la mitad de sus grasas son de cadena larga y monoinstauradas, del tipo contenido en aguacates o aceite de oliva, y más del 30% restante está formada por ácidos grasos poliinstaurados, de las familias omega 3 especialmente y omega 6, otro grupo de lípidos saludables importantes en una dieta correcta. Los cacahuates además son naturalmente libres de colesterol y grasas trans.

 

De hecho, y por primera vez, las recomendaciones nutricionales de Estados Unidos, las Dietary Guidelines, de 2010 consideran a las fuentes de proteína con grasa saludable como importantes y hacen énfasis en aumentar el consumo de fuentes de proteína vegetal pues contienen, además de los aminoácidos esenciales que constituyen a las proteínas, ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados y otros nutrimentos esenciales. Qué interesante saber que los alimentos con composiciones similares a los cacahuates y los propios cacahuates han sido recomendados como alimentos de gran valor, mientras que son deliciosos, versátiles y fáciles de integrar en cualquier tipo de platillo y tiempo de comida.

 

En la Universidad de Pensilvania recientemente se condujo un estudio con pacientes en el que se incluían dietas que contenían cacahuates y crema de cacahuate como fuentes de ácidos grasos monoinsaturados y se les comparó, por un lado, con una dieta más alta en carbohidratos, y por otro, con una dieta alta también en ácidos grasos monoinstaurados de aceite de oliva, y finalmente con una dieta americana más tradicional más alta en grasas saturadas. Comparada con la dieta americana tradicional, los sujetos siguiendo la dieta rica en ácidos grasos a partir del cacahuate disminuyeron su colesterol total en 11% y su “colesterol malo” (LDL) en 14%, mientras que las fracciones del colesterol “bueno” o HDL se mantuvieron parejas (Kris-Etherton, 1999). 

Los beneficios de la dieta que contenía grasas de cacahuate en la salud cardiovascular y sus marcadores en sangre fueron similares a los resultados obtenidos en la dieta que incluía grasa de aceite de oliva. En adición, la dieta que contenía cacahuates también mostró una reducción en triglicéridos, que se vieron aumentados en la dieta baja en grasa y más alta en hidratos de carbono.

 

Todos los datos emergentes de estudios recientes, de hecho, demuestran lo anterior y muestran que el tipo y cantidad de grasas que consumimos impactan a la salud de distintas maneras (Kris-Etherton, 2002; Harris, 2009). Elegir cacahuates, crema de cacahuate y preparaciones elaboradas con ambos es una manera sencilla de consumir grasas saludables y recibir sus beneficios.

 

También es importante mencionar que ni los cacahuates ni su crema son fuente de grasas saturadas y que ambos, y todos los productos que los contienen, son libres de colesterol y grasas trans. Estos tres grupos de sustancias, las grasas saturadas, sobre todo las de cadena corta, el colesterol y las grasas trans, se asocian con el resigo cardiovascular y la formación de ateroma en la luz interior de nuestras arterias. De hecho, ante cuestionamientos del contenido de grasas trans en cremas de cacahuate comerciales, el gobierno de Estados Unidos analizó 11 marcas comerciales y no encontró en ninguna ni siquiera trazas de grasas trans que pudieran haber sido agregadas en el proceso. Su concentración de estas sustancias es 156 veces más baja que el límite para decir 0g de grasas trans (Sanders, 2001). Por eso, instituciones importantes como la American Heart Association y el Instituto de Medicina de Estados Unidos incluyen crema de cacahuate comercial en sus dietas cardio saludables.

 

Recordemos que los estudios científicos recientes demuestran que cuando se sustituyen grasas saturadas en la dieta con otras más saludables como las mono y las poli insaturadas, se puede disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular (Hu, 1997).

 

También se afecta positivamente, disminuyéndolo, el riesgo de otras enfermedades crónicas relacionadas con la inflamación cuando se toman decisiones más saludables en cuanto al tipo de grasas. Los cacahuates y su rica crema son opciones naturales y deliciosas que nos pueden ayudar a llevar a cabo estas recomendaciones y a prevenir enfermedades del tipo crónico y degenerativo, las de nuestros tiempos.

Referencias:

  1. Harris WS, et al. Omega-6 Fatty Acids and Risk for Cardiovascular Disease.

Circulation. 2009;119:902-907.

  1. Fraser GE, Shavlik DJ. Risk factors for all-cause and coronary heart disease

mortality in the oldest-old. The Adventist Health Study. Arch Intern Med. 1997 Oct 27;157(19):2249-58.

  1. Appel LJ, et al. Effects of protein, monounsaturated fat, and carbohydrate intake on

blood pressure and serum lipids: results of the OmniHeart randomized trial. JAMA. 2005 Nov 16;294(19):2455-64

  1. Emekli-Alturfan E, Kasikci E, Yarat A. Peanut (Arachis hypogaea) consumption

improves glutathione and HDL-cholesterol levels in experimental diabetes. Phytother Res. 2007 Feb;22(2):180-4

27 ago 2017


Por Lic. Cecilia García Schinkel, nutrióloga
Compartir y Marcadores
Publicidad