Los compuestos antioxidantes en el cacahuate

Los cacahuates han sido reconocidos como alimentos saludables por su elevada concentración de macro nutrimentos: proteínas, grasas insaturadas y fibra y por su bajo índice glicémico y casi nula capacidad de elevar los niveles de azúcar en sangre. Además se reconocen como fuentes importantes y concentradas de vitaminas y minerales ya que contienen, en concentraciones adecuadas, 7 de las 12 vitaminas y 7 de los 13 minerales que el cuerpo requiere para su correcto funcionamiento. Además de todas estas cualidades nutrimentales y de su gran valor de saciedad, que han sido más estudiados y promocionados, los cacahuates son también alimentos o ingredientes ricos en antioxidantes naturales y otros compuestos bio activos con demostrados efectos protectores del bienestar y preventivos de muchas enfermedades crónicas. Los beneficios y mecanismo de acción de estas sustancias apenas se están reconociendo pero vale la pena identificarlas y apreciar los beneficios que para nosotros puede significar el consumo habitual de 30 gramos de cacahuate o de 2 cucharadas de crema de cacahuate para la promoción del bienestar y la prevención de enfermedades. A continuación explicaremos un poco los diferentes compuestos fitoquímicos que contiene el cacahuate y sus efectos benéficos:

 

Compuestos bioactivos o fitoquímicos

La investigación ha identificado numerosos compuestos en los cacahuates y en sus pieles, tegumento café que recubren las semillas, que pueden redundar en beneficios para la salud más allá de la nutrición básica. Por eso los cacahuates han sido reconocidos por la mayoría de los expertos como alimentos funcionales con numerosos componentes funcionales. Estos componentes bio activos han sido reconocidos por tener propiedades preventivas de enfermedades y algunos son antioxidantes, mientras que otros se cree que pueden promover la longevidad. Vienen asociados a las vitaminas, minerales y grasas saludables, proteínas y fibra. El cacahuate es un alimento vegetal complejo, cuyos beneficios son mucho más que la suma de sus partes y que promueve la salud con cada bocado. En pocas palabras, el cacahuate y su crema son alimentos bio activos de los que mucho nos podemos beneficiar.

 

Arginina

Si quisiéramos asegurar una mejor circulación sanguínea y la prevención de infartos, la estrategia sería aumentar la concentración de arginina en la dieta. Y es que este aminoácido, precursor del óxido nítrico, es un vasodilatador con demostrados efectos cardio protectores y preventivos de infartos y los cacahuates, sin duda, pueden ayudar a aumentar sus niveles en nuestro torrente sanguíneo ya que tienen el más alto nivel de este aminoácido libre de entre todos los alimentos (o por lo menos de todos los que han sido estudiados). El óxido nítrico ayuda a mantener las arterias relajadas, mejorando el flujo de sangre y es reconocido por su capacidad de mejorar el tiempo de cicatrización de tejidos en el cuerpo.

 

Resveratrol

 En un intento por alargar la juventud algunas personas han aumentado su consumo de vino y uvas, que han sido reconocidas como poderosos antioxidantes por su elevada concentración de resveratrol y otras sustancias asociadas. Lo que pocos saben es que el cacahuate podría cumplir funciones similares ya que comparte con todos ellos una misma característica:  tanto las uvas, como los cacahuates y el vino tinto  contienen un compuesto identificado como capaz  de aumentar la resistencia celular y su capacidad de reproducción normal  y  así contribuir a la longevidad. Este compuesto es el resveratrol. El resveratrol es conocido como un compuesto bio activo que reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular y también el riesgo de cáncer pues protege los procesos reproductivos de las células. Tiene propiedades antioxidantes poderosas y también reduce la inflamación sistémica que se ha asociado con muchas enfermedades crónicas y con el sobrepeso. Todos los productos y componentes del cacahuate contienen resveratrol, desde las semillas y la crema hasta la piel o tegumento e incluso la cascarilla (Chen, 2002; Francisco, 2008).

 

Muchas plantas producen naturalmente resveratrol cuando están bajo ataque por patógenos como las bacterias. Estos ataques son una forma de estrés para la planta que la hace liberar estas sustancias. Como los cacahuates provienen de plantas que viven en condiciones muy extremas, la producen en grandes concentraciones, y los estudios están demostrando que incluyendo cacahuates en la dieta de manera habitual y en distintas maneras, como en el refrigerio acompañado al yogurt y fruta en el desayuno, como sándwich o ensalada con crema de cacahuate o de otras muchas diversas maneras, el contenido de resveratrol en el cuerpo, y sus beneficios, pueden aumentar (Rudolf, 2005).

 

En cuanto a la cantidad de resveratrol presente en el cacahuate, tiene la mayor concentración cuando se prepara hervido en adobos y moles, incluso más que el vino tinto y el jugo de uva roja, en una  base de partes por millón  (Sanders, 2000). La crema de cacahuate no está muy lejos detrás del jugo de uva, con cerca de tres veces más resveratrol que los cacahuates tostados con piel (Sobolev, 1999; Ibern-Gómez, 2000).

 

Fitoesteroles

Usted puede haber notado que hay ciertas marcas de margarina que se promocionan como ricas o fortificadas con fitoesteroles (esteroles vegetales). Estos compuestos, que son añadidos en el caso de las margarinas y que en el cacahuate existen en apreciables concentraciones de manera natural, se ha encontrado son eficaces para ayudarnos a bajar los niveles de colesterol en sangre, del que no permiten la absorción a nivel del intestino, lo que implica un beneficio cardiovascular.

 

El cacahuate y la crema de cacahuate están todos llenos de fitoesteroles que bloquean la absorción del colesterol de la dieta. La evidencia emergente está demostrando que también son capaces de disminuir la inflamación y reducir el crecimiento de varios tipos de cáncer (Woyengo, 2009). En un estudio, los investigadores de la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo encontraron una reducción del crecimiento de los tumores  de próstata en más del 40 por ciento y casi una reducción del 50 por ciento en la aparición de la propagación a otras partes del cuerpo  cuando se trataban directamente con fitoesteroles, lo que parece indicar una relación positiva entre el consumo de alimentos ricos en fitoesteroles, como el cacahuate, con la probabilidad de padecer cáncer y con la velocidad del crecimiento del mismo (Awad, 2000).

 

Los fitoesteroles principales en el cacahuate incluyen el beta-sitosterol, campesterol y estigmasterol, pero la nueva investigación ha encontrado que contienen aún más tipos de fitoesteroles de los que se pensaba. Además de las grasas saludables, proteínas y fibra en el cacahuate, los  fitoesteroles también pueden estar contribuyendo a la disminución del riesgo de enfermedades del corazón que han demostrado las dietas altas en cacahuate en los grupos de población que consumen habitualmente una cantidad pequeña, de cerca de 30 gramos (Awad, 2001).

 

Ácidos Fenólicos

Los ácidos fenólicos han demostrado tener una función antioxidante y un papel protector contra el daño oxidativo, y estar relacionados con enfermedades como las cardiacas coronarias, los accidentes cerebrovasculares y varios tipos de cáncer. Los cacahuates tostados tienen niveles comparables a otros alimentos comunes conocidos por su aporte de estas sustancias, como el té verde y el vino tinto, pero cuando los cacahuates se consumen con todo y su piel o tegumento, los niveles sobrepasan a los de las semillas solas. Por eso, consumir los cacahuates con todo y su piel es una buena idea (Francisco, 2009).

 

 

Flavonoides

Los flavonoides se encuentran en todos los componentes de la planta de cacahuate y por supuesto en la semilla tostada u horneada y en la crema de cacahuate. Actúan como un pesticida natural y algunos ofrecen potentes olores o sabores amargos como un sistema de defensa de la planta, mientras que otros son antimicrobianos. En los alimentos, los flavonoides son responsables del color, sabor y la protección de vitaminas, enzimas y la oxidación de grasa.

 

Se cree que una alta ingestión de flavonoides puede protegernos contra las enfermedades cardiacas y el cáncer por varios mecanismos. También pueden jugar un papel en la circulación sanguínea, sobre todo en el periodo post pandrial, o sea después de comer. No hay aún una recomendación para el consumo de flavonoides, pero la investigación se está centrando en identificar la forma en que estos compuestos bio activos pueden beneficiar la salud. Los cacahuates y la crema de cacahuate se consideran una fuente importante de flavonoides y contienen los mismos tipos que se encuentran en el té verde y negro, las manzanas, el vino tinto y la soya (Francisco, 2008).

 

Capacidad Antioxidante

Los numerosos componentes bio activos en los cacahuates contribuyen a su capacidad antioxidante. En comparación con otros conocidos alimentos como el té verde y el vino tinto, los cacahuates tienen una mayor capacidad antioxidante (Halvorsen, 2006) y cuando se consumen con su piel, su capacidad antioxidante se duplica. Y parece que asarlos, como se hace en algunas recetas tradicionales de moles y adobos, puede aumentar esta capacidad. (Barco, 2010).

 

Así, cuando consumimos un puñado de cacahuetes como botana o a la hora del refrigerio, podemos estar seguros de que nuestro cuerpo se está beneficiando de una gran variedad de compuestos únicos para ayudar en la prevención de enfermedades.

 

Referencias:

1. U.S. Department of Agriculture, Agricultural Research Service.  2007. USDA National Nutrient Database for Standard Reference, Release 20. Nutrient Data Laboratory Home Page, http://www.ars.usda.gov/ba/ bhnrc/ndl

2. Jang M, et al. Cancer Chemopreventive Activity of Resveratrol, A Natural Product Derived From Grapes. Science. 1997; 275: 218-220.

3. Jenkins DJ, et al. Effect of plant sterols in combination with other cholesterol-lowering foods. Metabolism. 2008 Jan;57(1):130-9.

4. American Heart Association Nutrition Committee, Lichtenstein AH, et al. Diet and lifestyle recommendations revision 2006: a scientific statement from the American Heart Association Nutrition Committee. Circulation. 2006 Jul 4;114(1):82-96. Epub 2006 Jun 19.

5. Jiang R, et al. Nut and Peanut Butter Consumption and Risk of Type 2 Diabetes in Women. Journal of the American Medical Association. 2002; 288(20): 2554- 2560.

6. Fraser, et al. A Possible Protective Effect of Nut Consumption on Risk of CHD. Archives of Internal Medicine. 1992; 152: 1416-1424.

7. Appel LJ, et al. Effects of Protein, Monounsaturated Fat, and Carbohydrate Intake on Blood Pressure and Serum Lipids: Results of the OmniHeart Randomized Trial. Journal of the American Medical Association. 2005; 294: 2455-2464.

8. Foster-Powell K, et al. International Table of Glycemic Index and Glycemic Load Values: 2002. American Journal of Clinical Nutrition. 2002; 76: 5-56.

9. Zive, MM et al. Vitamin and mineral intakes of Anglo- American and Mexican-American preschoolers. Journal of the American Dietetic Association. Vol 95, pp.329-335.

10. Huerta, M.G., et al. (2005). Magnesium Deficiency is Associated With Insulin Resistance in Obese Children. Diabetes Care. Vol 28, pp. 1175-1181.

11. Kris-Etherton PM, et al. Improved Diet Quality with Peanut Consumption. Journal of the American College of Nutrition. 2004; 23(6): 660-668.

12. Alper CM and Mattes RD. Peanut Consumption Improves Indices of Cardiovascular Disease Risk in Healthy Adults. Journal of the American College of Nutrition. 2003; 22(2): 133-141.

13. Johnston, CA, et al. Overweight and Poor Nutritional Status in Mexican American Youth. NAASO poster, 2007.

14. www.projectpeanutbutter.org
15. Cooper, A. CBS Sixty Minutes. Oct. 21, 2007.
16. Jacobs DR Jr and Tapsell LC. Food, not nutrients, isthe fundamental unit in nutrition. Nutrition Reviews 2007 Oct;65(10):439-50.
17.

15. Liu RH. Potential synergy of phytochemicals in cancerprevention: mechanism of action. Journal of Nutrition2004 Dec;134(12 Suppl):3479S-3485S.
18.

16. Jacobs DR Jr. and Steffen LM. Nutrients, foods, anddietary patterns as exposures in research: a framework for food synergy. American Journal of Clinical Nutrition. 2003 Sep;78(3 Suppl):508S-513S. Review.

 

01 mar 2018


Por Lic. Cecilia García Schinkel, nutrióloga
Compartir y Marcadores
Publicidad