Protege las vías respiratorias de tu familia con las sustancias saludables que les brinda la pera

Ya viene el invierno y proteger las vías respiratorias de toda la familia es esencial. Más que esterilizar todo lo que está a nuestro alrededor (que sólo nos hace tener menos anticuerpos y enfermarnos más), debemos fortalecer nuestro sistema inmunológico, ya que éste será el que nos defienda de esas bacterias y virus a los que estamos expuestos las 24 horas del día. Ya es bien sabido que las personas con menor consumo de frutas y verduras tienden a padecer más enfermedades de vías respiratorias, incluida la influenza, que aquellos que las consumen con frecuencia y mucho se ha mencionado que es gracias a sus antioxidantes potentes, especialmente a la vitamina C[1] [2]. Esta vitamina, al ser el rey de los antioxidantes, es capaz de disminuir el estrés oxidativo, la inflamación crónica y el deterioro celular inclusive de las células del sistema inmunológico, por lo que su protección permite que funcione al 100% y nos proteja de las bacterias y virus más comunes[3]. La vitamina C también ha demostrado fortalecer más el sistema inmunológico al formar parte de la estructura de los leucocitos (glóbulos blancos encargados de nuestra protección)[4]. Te encantará saber que la pera es una de las frutas con mayor contenido de vitamina C (1 pera nos brinda el 10% de la recomendación diaria de esta vitamina) y al ser una fruta que se come con piel, dicha vitamina no se pierde con el manejo.

 

Además de las enfermedades de vías respiratorias más comunes como la gripe, existen problemas graves como el enfisema, la bronquitis y el cáncer de pulmón para el que las peras también han demostrado tener un efecto protector. En cuanto a las dos primeras, el consumo diario de más de 5 porciones de frutas como las peras y las manzanas resultó en la disminución significativa del riesgo de padecerlas hasta en un 40% gracias a los antioxidantes capaces de disminuir el estrés oxidativo y la inflamación celular pulmonar[5]. Este mismo estudio encontró también que las personas que fuman y que consumen menos de dos porciones de estas frutas tienen 13 veces más riesgo de padecer enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). En el caso del cáncer de pulmón, el estudio europeo prospectivo de investigación de nutrición y cáncer (EPIC, por sus siglas en inglés), que siguió a casi 500,000 personas durante 6.4 años encontró que un mayor consumo de peras se asocia con una menor incidencia de cáncer de pulmón[6]. Unos años más tarde, se encontró que ello se debe a su contenido de phoretina, una sustancia que ha demostrado tener efectos antitumorales específicos en el pulmón, al lograr inducir la apoptosis (destrucción) de las células tumorales de pulmón NSCLC A549 (None Small Cell Lung Carcinoma), y ese poder de las peras a mí me resulta fascinante[7].

 

Otro tema interesante es la relación que pudiera tener la dieta con el riesgo de tener asma, y un estudio importante en Australia, publicado en la revista más importante de nutrición en el 2003, encontró que existen alimentos como la leche de soya que pudieran aumentar el riesgo de padecer asma, mientras que existen otros, como las peras, que lo disminuyen[8].

 

Así es que si en tu familia hay antecedentes de asma, cáncer, enfermedades respiratorias, eres fumador o simplemente deseas brindarle a tus pulmones esa protección que necesitan día a día, no olvides consumir diariamente una o varias peras. Recuerda que al haber más de 7 variedades de Peras USA en nuestro país, no te será difícil integrar más de una pera a tu dieta diaria. Inclúyelas solitas como colación o como parte de platillos salados o dulces.



[1] Karasawa MMG, Mohan C. Fruits as Prospective Reserves of bioactive Compounds: A Review. Nat Prod & Bioprospect. 2018; 8(5):335-346.

[2] Charland KM, Buckeridge DL, Hoen AG, et al. Relationship between community prevalence of obesity and associated behavioral factors and community rates of influenza-related hospitalizations in the United States. Influenza and Other Respiratory Viruses. 2013; 7(5):718-728.

[3] Mackerras D. Antioxidants and health - fruits and vegetables or supplements? Food Australia. 1995;47(11): S1-S23.

[4] Hemilä H, Chalker E, Treacy B, Douglas B. Vitamin C for preventing and treating the common cold. Cochrane Database of Systematic Reviews 2007, Issue 2. Art. No. CD000980. DOI: 10.1002/14651858.CD000980.pub3

[5]. Fruit and vegetable-rich diet may lower lung disease risk. Daily Times (Pakistan). Disponible en: http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=n5h&AN=BKM2DTP20170228.15.59.00070&site=ehost-live Publicado en febrero del 2017y consultado en octubre del 2018

[6] Linseisen J, Rohrmann S, Miller AB, et al. Fruit and vegetable consumption and lung cancer risk: updated information from the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC). International Journal Of Cancer. 2007; 121(5):1103-1114.

[7] Min J, Huang K, Tang H, et al. Phloretin induces apoptosis of non-small cell lung carcinoma A549 cells via JNK1/2 and p38 MAPK pathways. Oncology Reports. 2015; 34(6):2871-2879.

[8] Woods RK, Walters EH, Raven JM, et al. Food and nutrient intakes and asthma risk in young adults. American Journal of Clinical Nutrition. 2003; 78(3):414-421.

22 mar 2019


Por Esther Schiffman Selechnik
Compartir y Marcadores
Publicidad