Fortalece tus huesos comiendo deliciosas peras

Aunque la vitamina C o ácido ascórbico es conocido como el rey de los antioxidantes debido a su tan importante capacidad para detener el daño que continuamente vivimos dentro de nuestras células ante el ataque de radicales libres producidos por la contaminación, el estrés y otros factores, es una vitamina con múltiples funciones en nuestro organismo que tienes que conocer.

 

Una de esas funciones es la producción de colágena, una proteína que es el componente más abundante de la piel y los huesos de nuestro cuerpo. En el caso de los huesos, la vitamina C es crucial para iniciar la síntesis de colágena en las células óseas, y dicha colágena formará la estructura del hueso a la que se adherirá el calcio, el fósforo y otros minerales que le darán forma, por lo que si no hay suficiente cantidad de alguno de ellos, el hueso se debilitará y el riesgo de fracturas[1] se incrementará.

 

El pico máximo de densidad ósea se da aproximadamente a los 25 años de edad, por lo que el consumo de calcio, fósforo y vitamina C antes de esa edad debería ser una prioridad para alcanzar el 100% de nuestro potencial genético; igualmente, después de esa edad se debería poner todavía mayor atención para evitar el debilitamiento normal de los huesos, que se da con la edad, la mala alimentación, tabaquismo y con un estilo de vida sedentario[2]. Así es que a cualquier edad se recomienda un consumo adecuado de vitamina C, que en general se alcanza cuando la dieta es rica en frutas y verduras.

 

El problema de algunas frutas es que pierden concentraciones importantes de vitamina C durante el manejo o el proceso y es aquí donde las peras ofrecen como ventaja ser una fruta con piel por lo que mantiene intactas sus concentraciones de vitamina C hasta que la comemos. Por esta característica, además es una de las frutas a promover para alcanzar la recomendación de 2 frutas y 3 verduras al día, ya que la Norma Oficial Mexicana 043[3] recomienda que una de las frutas tenga altas concentraciones de vitamina C y una de las verduras sea de color verde oscuro, ya que con esta combinación se logra favorecer la absorción del hierro vegetal, que sin el ácido ascórbico no podría ser aprovechado. Recordemos que el hierro es importante para la formación de las células sanguíneas, por lo que las peras ofrecen beneficios a cada una de las células del cuerpo y ahora sabemos que también a las de huesos y sangre.

 

Una pera mediana brinda el 10% de la recomendación diaria de vitamina C, 7.5mg de vitamina K, 15mg de calcio, 12mg de magnesio y 18mg de fósforo, por lo que su aporte a la salud de los huesos es increíble. Si a esto agregamos que es una fruta libre de grasa, sodio y colesterol, encontramos que es una fruta práctica, deliciosa y muy nutritiva que brinda beneficios a toda la familia.



[1] Osteogenesis imperfecta Foundation. Understanding Bone Structure. OI Issues. Disponible en: http://www.oif.org/site/DocServer/Bone_Structure.pdf?docID=7186. Consultado en septiembre del 2016.

[2] Ahmadieh H, Arabi A. Vitamins and bone health: beyond calcium and vitamin D. Nutrition Reviews  2011;69(10):584-598

[3] NORMA Oficial Mexicana NOM-043-SSA2-2012, Servicios básicos de salud. Promoción y educación para la salud en materia alimentaria. Criterios para brindar orientación.

14 jul 2017


Por Esther Schiffman Selechnik
Compartir y Marcadores
Publicidad