El Enano Saltarín

Este cuento te servirá para abordar con tus niños los siguientes valores y emociones:

Valores:

> sinceridad.

Emociones:

> audacia.

Para grados escolares:

> 3o de primaria / 4o de primaria / 5o de primaria / 6o de primaria.

Género:

Niña y niño

El Enano Saltarín

Autor / Fuente: Hermanos Grimm.

Había una vez un granjero que vivía con su hija en una cabaña en medio del bosque, un día pasó el rey y el señor le dijo que se llevara a su hija porque ella podía hilar la paja convirtiéndola en oro.

El Rey impactado se llevó a la muchacha al castillo y la puso en un cuarto lleno de paja y le dijo que tenía que hilar toda esa paja y convertirla en oro o si no la castigaría.

La muchacha desesperada por que no sabía que hacer se puso a llorar muy triste, cuando de pronto vio que por la puerta entraba un pequeño hombrecito que le dijo -Buenas noches. ¿Por qué lloras?–

A lo que ella le respondió -Se supone que debo hilar esta paja y convertirla en oro. ¡Pero no sé cómo hacerlo!–

-¿Qué me das si hago el trabajo por ti?- preguntó el hombrecillo.

La joven le dio su collar y el hombrecillo se sentó ante la rueca. A la mañana siguiente toda la paja había sido convertida en hilos de oro.

Cuando el rey vio el cuarto lleno de oro, quiso tener más. Llevó a la joven a una habitación aún más grande, llena con más paja y le ordenó que la hilara convirtiéndola en oro. Esa noche, el hombrecillo encontró a la joven llorando de nuevo. Esta vez, aceptó hilarle la paja a cambio de su anillo de oro.

Cuando el rey vio tanto oro, su ambición creció. Encerró a la joven en una enorme habitación llena hasta el techo de paja y le dijo: -Si hilas esta paja y la conviertes en oro antes del amanecer, serás mi esposa.

Esa noche, el hombrecillo regresó, pero la joven ya no tenía nada que darle. Así que él le dijo: -Prométeme que cuando te cases y tengas tu primer hijo, me lo darás.- y ella no viendo ninguna otra solución, aceptó.

A la mañana siguiente, el rey encontró la enorme habitación llena de oro y tal como lo había prometido, se casó con la joven, quien a partir de entonces fue la reina.

El siguiente año, nació una niña. La reina se había olvidado por completo del hombrecillo. Pero un día, éste apareció de nuevo y le dijo: -Ahora debes darme lo que prometiste.-

La reina le ofreció toda clase de tesoros a cambio de su promesa, pero él la rechazó. -Para mí es más importante un ser viviente que todas las riquezas del mundo- le contestó.-

Al oír eso, la reina estalló en llanto. Finalmente, el hombrecillo le dijo: -Te doy tres días para que adivines mi nombre. Si tienes éxito, podrás quedarte con tu hija-.

La reina pasó toda la noche preparando una larga lista con todos los nombres que había oído en su vida.

Al día siguiente, cuando el hombrecillo regresó, ella le leyó todos los nombres de la lista. Pero al oír cada uno, el hombrecillo respondía: -No, ese no es mi nombre.

El segundo día, la reina envió mensajeros a todos los rincones del reino. -Tráiganme todos los nombres que encuentren- les ordenó. Los mensajeros regresaron con nombres muy raros, pero a todos, el hombrecillo respondía: -No, ese no es mi nombre.

Al tercer día, la reina estaba desesperada. Envió de nuevo a sus mensajeros para que buscaran en todo el reino los nombres que se les hubieran podido escapar.

Al caer la noche, el último mensajero regresó y contó a la reina una extraña historia: -Iba pasando por el bosque- le dijo-. De pronto, vi a un hombrecillo muy raro que bailaba alrededor de una hoguera y que cantaba: “¡Nunca la reina mi nombre sabrá, ni Rumpelstilzchen me llamará!”

Esa noche, la reina preguntó al hombrecillo: -¿Es tu nombre alfalfa?

-No, ese no es mi nombre- le contestó.

-¿Acaso, Zebulón?

-No, ese tampoco es mi nombre -repuso el hombrecillo.

-¿Podría ser Rumpelstilzchen? – preguntó firmemente la reina.

Al oír su nombre el hombrecillo se enojó tanto que su cara se puso azul. Pateó el suelo con tanta fuerza que rompió el piso y desapareció por el agujero para siempre.

Fue así como el rey, la reina y su hijita vivieron felices para siempre.

Adaptación del cuento original “El Enano Saltarín (Rumpelstilzchen)” de Los Hermanos Grimm

Más cuentos:

Caín y Abel

Caín y Abel son los hijos de Adán y Eva. Caín trabajaba la tierra y Abel era pastor de ganado.  Un día los dos hicieron

Read More »

Los tres cochinitos

Esta historia clásica, nos enseña que el trabajo bien pensado siempre es retribuido y vale la pena hacer las cosas bien hechas desde el principio,

Read More »

Los Reyes Magos

Cuenta la leyenda que tres magos viajaron de oriente a Jerusalén. La palabra ‘’Mago”, se refiere a un integrante del imperio Medo de oriente (Imperio

Read More »

La Princesa y El Guisante

Había una vez un príncipe que quería casarse con una princesa; pero tenía que ser una princesa de verdad. Sus padres, los reyes, le presentaron

Read More »

Meditaciones:

Jimena Espinosa

Meditaciones de autoestima

La autoestima es la valoración de nosotros mismos que hacemos con nuestros pensamientos y sentimientos. Llega a tus entrañas y siente lo mucho que vales.

Read More »
Jimena Espinosa

Meditaciones de amor

Meditación para el amor. Esta es una meditación especial para niños, para hacer que se llenen de amor. Esta meditación ayuda a contactar el amor

Read More »